Share

Sin duda habremos escuchado, cuando no repetido o inventado, decenas de chascarrillos o refranes referidos al vuelo. La mayoría no pasan de ser chistes que tienen sentido únicamente en el momento y lugar en el que se dicen, comprensibles o graciosos solo para el grupito de colegas. Pero otros tienen un carácter más general, que traspasa fronteras según podemos comprobar a través de internet. Los hay de todo tipo: profundos, ingeniosos, antiguos, sutiles, pero también toscos, groseros, sosos, indiferentes. También encontramos incontables alusiones metafóricas a la experiencia de volar, utilizadas por personajes históricos de todos los tiempos. Aquí reproduzco algunos de ellos, muchos de los cuales conoceréis, acompañados de sesudos comentarios que desentrañan sus secretos, por si no los entendéis a la primera.

De entre muchas grandes frases de grandes personajes he extraído éstas:

"Cuanto más nos elevamos más pequeños les parecemos a los que no saben volar". F. Nietzsche. Pues está muy claro: cuanto más lejos las cosas, más pequeñitas parecen.

"Aquel que quiera aprender a volar algún día primero debe aprender a ponerse de pie, y andar, y correr, y escalar, y bailar; uno no puede aprender a volar volando". F. Nietzsche. Está bastante claro también, excepto lo del baile; demasiada modernidad pedagógica para implantar en nuestras escuelas de vuelo.

 

A la derecha, ilusión del tamaño. El tamaño, algo que siempre ha preocupado a hombres y mujeres por igual.

No es por fervor patrio, pero la siguiente me parece de las mejores:  "Sólo el que sabe es libre y más libre es el que más sabe. No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas". Gregorio Marañón. Un Don Gregorio nos hacía buena falta en las federaciones, para evitar que sigan prohibiendo despegues y cerrando zonas de vuelo.

Las siguientes son de señores más relacionados directamente con el vuelo:

"Es posible volar sin motores, pero no sin conocimiento y habilidad. Considero que es esto una suerte para el hombre, a causa de su mayor intelecto, ya que es más razonable la esperanza de igualar a los pájaros en conocimiento, que igualar a la naturaleza en la perfección de su maquinaria". Wilbur Wright

Sutil nuestro gran Wilbur, ya que considera que los pájaros tienen un superior conocimiento que los humanos, lo que es seguro en las cosas del aire, pero ¿se refería también al resto? No me extrañaría, tan acostumbrados estamos a la estupidez humana. Recordemos que los aviones también sirven para lanzar bombas.

Otro que sabía de lo que hablaba fue Charles Lindberg, al escribir:  "Qué extraña es esta combinación de proximidad y lejanía. El suelo - cuenta atrás - miles de millas más allá". A quién no le parezca magia subir a un monte caminando,  sacar un trapo de una bolsa y pirarse cientos de kilómetros volando, es porque no ha subido a un monte caminando, ha sacado un trapo de una bolsa y se ha pirado cientos de kilómetros volando, (yo tampoco, pero me sigue pareciendo magia ya solo despegar, aterrizar y mantener todos los dientes en su sitio).

Pero, en mi opinión, la mejor es la más antigua: "¿Por qué volar? Porque una vez lo hayas probado caminarás sobre la tierra con los ojos vueltos hacia el cielo, ya que allí has estado y allí desearás volver siempre". Leonardo da Vinci.

Bueno, no siempre desearás volver, sobre todo después de un día de termocagalera. Pero doblo el lomo y me humillo humildemente (ya sé que es redundante) ante este pájaro fuera de serie en tantas cosas. Quién sabe lo que este elemento hubiera podido hacer de haber vivido en el siglo XX-XXI.

En fin, grandes personas que dejaron su sello.

Pero cuando los grandes hombres (y mujeres) se ponen cachondos (y cachondas), mejor dicho, graciosos (y graciosas), no vayamos a desorientarnos sobre el asunto del artículo, suelen hacerlo bastante bien, o al menos los chascarrillos que les publican son los más ingeniosos:

"El vuelo consiste en dos cosas: aburrimiento y momentos de pánico". Orson Welles. Parece que a Orson no le gustaba mucho volar, aunque nunca supo lo que es estar cinco horas en un despegue al sol, un plegadón del 120 % o aterrizar con un ala viento en cola. (Qué curioso, pero si sustituyes "vuelo" por "matrimonio" no desentona mucho).

"La razón por la que los ángeles vuelan es porque no llevan peso". G. K. Chesterton. Nadie pudo explicarlo mejor, como aquel piloto de parapente al que le preguntaron cómo hacía para subir tan bien en las térmicas: "Cuando pita, giro", y ya'stá, así de sencillo.

He aquí de Gil Stern, profesor de universidad en E.E.U.U, conferenciante y experto en cosas de mercado y otras yerbas:

"Tanto los optimistas como los pesimistas contribuyen con nuestra sociedad: El optimista inventa el avión y el pesimista el paracaídas". Agradezco de todo corazón lo que los optimistas han hecho por mí, ya que disfruto enormemente del ala y del parapente; pero a quien debo mi vida es al pesimista que inventó el paracas de emergencia: ¡Larga vida a los pesimistas!

Fragmento de Madonna Sixtina, de Rafael, (no el del porompompero, otro.)

Ahora que algunos, cuando se ponen trascendentes y profundos…

"Si no puedes enseñarme a volar, enséñame a cantar". James Mathew Barrie, dramaturgo creador de Peter Pan. ¿Pero qué coj... diablos (dirían en USA)  tendrán que ver los coj... (diablos) con comer trigo? Joder James, lo de bailar y volar ya lo dijo el amigo Federico (Nietzsche) con más elegancia y profundidad de pensamiento. ¿O habrá que clasificar parapentes y alas en tenores, barítonos y bajos?

Puestos a hablar de la enseñanza del vuelo, he aquí el pensamiento de un hombre supuestamente inteligente, Guillaume Apollinaire:

"Acérquense al borde, les dijo. No podemos, tenemos miedo, contestaron. Acérquense al borde, repitió. Y se acercaron. Él los empujó... Y levantaron vuelo". Bien podrían llamarse Apolling-aires algunas escuelas, a la vista de sus métodos de aprendizaje. Guille inventó el término “surrealismo” allá por 1917, sospecho que después de hacer un curso de vuelo.

 

A la derecha, un "ideograma", otra ocurrencia de Apollinaire. Este con fervor patrio antialemán, pero otros con formas de caballitos, jarroncitos, flores, etc.

 

 

 

Para terminar con dichos de famosos, el de George Carlin, actor y humorista ya desaparecido: “Si las cajas negras sobreviven a los accidentes aéreos, ¿por qué no hacen todo el avión del mismo material?”  No le faltaba razón.

Pero corramos un estúpido velo sobre los famosos y circunscribámonos (o vámonos a circunscribir) un poco más a nuestro mundillo. Según algunos el proceso de formación en el vuelo consiste en estas cuatro etapas:

Principiante:  inconsciencia de la ignorancia.

Intermedio:  consciencia de la ignorancia.

Avanzado:  consciencia de los conocimeintos.

Gurú:  inconsciencia de los conocimientos.

Fino y elegante chascarrillo, ¿será porque el original estaba en francés? ¿En qué etapa estás tú, querido amigo?

Otra sin autor conocido, por mí al menos:

"Cada nuevo piloto recibe dos bolsas: Una está llena de suerte. La otra está vacía. El objetivo es llenar la bolsa vacía con la experiencia, antes de vaciar la de la suerte", pequeño saltamontes, añadiría yo. Bueno, los menores de 40 quizá no lo entiendan (lo del saltamontes); en ese caso añadid mejor: "Oh mi buen Frodo"... Queda bien para leerlo pero creo que si se lo dices a algún principiante en el despegue va a pensar que eres un poco rarete.

Éste con juego de palabras incluido, también en plan élfico trascendente:

"Todos los que viven, mueren. Pero no todos los que mueren han vivido. Corremos estos riesgos, no para escapar a la vida, sino para evitar que la vida se nos escape." Sexo, drogas y rocanrrol, coleguitas. Lo que puedas girar hoy no lo dejes para mañana, exprime hasta la última molécula de ascendencia, ponte la barra en la cintura, baja el freno hasta el tobillo, vive la vida a tope... pero sé un poco pesimista y no pierdas de vista el asa del paracas.

Algunos apuntan directamente al cachondeo, estos sacados de páginas de vuelo libre:

“Mejor llegar tarde en este mundo que pronto al otro”.  

“El vuelo es la cosa más emocionante que se puede hacer con los pantalones puestos”. Stephen Coonts, novelista americano.

“Cualquier lugar es bueno para aterrizar, al menos una vez”. Esto lo he oído yo de las setas: Todas son comestibles, ¡al menos una vez!

“No olvides nunca la segunda palabra en la expresión "wind dummy”. La palabra en cuestión puede significar maniquí o imbécil.

Finalicemos nuestra clase de inglés avanzado, aquí uno un poco guarrete:

Regla de las tres "f": If it flies, floats, or fucks, it's always cheaper to rent than to buy. Traducción: “si vuela, flota o folla, es más barato alquilar que comprar”. Os aseguro que este es el más ingenioso, porque la mayoría son tipo Torrente en parapente (o en ala, nadie se me enfade, que era por aprovechar el pareado).

Pero para terminar el artículo, lo mejor para el final, lo de casa, lo de todos los fines de semana, como la tortilla de patata, las que reímos a pesar de haberlas oído hasta la saciedad. Y que las oigamos muchas veces más, será buena señal:

“Más vale estar en el suelo queriendo estar en el cielo, que estar en el cielo queriendo estar en el suelo”.

“Hay dos tipos de pilotos: pilotos viejos y pilotos tontos. Pero no hay pilotos viejos y tontos”. ¿En qué paquete prefieres estar, querido amigo?

El maestro Toño tiene una que yo comparto:

“Hay dos tipos de pilotos: el que ha arbolizado y al que le espera un árbol”. Yo os puedo asegurar que aquí estoy en el primero. Pero Toño no es muy original, porque un antiguo proverbio turco ya dice: Dios tiene una rama baja para el pájaro que no puede volar”. Así pues, que sepáis que si termináis colgados de un pino es por la gracia de dios, (menuda gracia).

Un doble campeón de España de ala delta, Ako, con gran criterio:

“En tiempo de guerra, todo agujero es trinchera”, vamos, que cuando vienen mal dadas hay que girar hasta encima de un brasero, o incluso ir a la Muela a volar, aunque no nos guste la soledad en los despegues y laderas.

¿Y el listillo de turno?: “Deberías haber venido ayer”. Siempre pilla lo mejor cuando no hay nadie más para verlo.

Un antiguo y buen piloto de parapente, cuyo nombre mantendré en el economato, le contestó a otro cuando el segundo fue a contarle el vuelo: “Claro ¿de qué sirve darse un buen vuelo si no se lo puedes contar a nadie?”. También mantendré en el economato al segundo piloto. Vaya que, al final, lo importante no es ligarse a Kim Bassinger (o Brad Pitt) sino que se entere todo el mundo.

Uno cosecha del pionero del ala delta en España y presi de honor de nuestro club, Frans Pannekoek: “Volar en ala delta es como hacer el amor, volar en parapente es como hacerse una pajilla”. Además Frans nos refería otro de cierto amigo suyo, deltero irredento debía ser, como él mismo: Todo es mejor en el parapente, excepto el vuelo”.Bueno, aún piensan muchos delteros que son los hermanos mayores del parapente, cuando la mayoría podían ser sus abuelos.

Despidámonos con algo de romanticismo y poesía:  “Si los pajaritos azules vuelan tras el arco iris, ¿por qué, oh, por qué yo no puedo?”  E.Y. Harburg. Juro que es literal. ¿Lo dirá en serio?. Supongo que es la letra de una canción, pues fue compositor de las canciones de la película “El mago de Oz”. Hay cosas que sacadas de contexto suenan bastante raritas.

 

Para finalizar, el más original de todos, perfecto para recitar en una asamblea de Ángeles del Infierno:

La mariposa es una flor que vuela.”  Ponce-Denis Écouchard Lebrun, poeta francés del siglo XVIII. Y se atrevió a firmarlo el tío; yo al menos hubiera puesto un seudónimo. Lo que más me duele es que lleva mi apellido.

Harburg debió inspirarse en éstos para escribir tan bonito verso.

Alfredo Lebrun.

 

 

 

 

 

Share
© CVLArcones 2011.Acceso
Todos los derechos reservados